Río Paraná

Siendo uno de los mayores ríos que podemos encontramos en la región Centro – Este de Sudamérica, fluye en direcciones sur, este y sudoeste a través de Brasil, Paraguay y Argentina. Cuenta con una longitud de 4880 km que lo sitúa como el segundo río más largo de Sudamérica, por detrás del Amazonas. Siendo el 14º más largo del mundo.

Longitud: 4.880 km.

Caudal: 17.290 m³/s.

Desembocadura: Río de la Plata.

Nacimiento: Río Grande, Río Paranaíba. Brasil.

Curso superior (Alto Paraná)

Comprende los primeros 1550 km del río, desde su nacimiento hasta la confluencia con el río Paraguay. En este trayecto atraviesa el macizo de Brasilia, por lo que es un río de meseta, que discurre sobre un lecho rocoso, entre barrancas que se van distanciando progresivamente entre sí. En épocas pasadas presentaba gran cantidad de saltos de agua y rápidos que han sido aprovechados para construir embalses y represas, como las de Itaipú y Yacyretá, lo que hizo desaparecer el valle de inundación bajo las aguas.

El tramo brasileño es el más modificado por la acción humana: la vegetación subtropical circundante ha sido completamente reemplazada por campos dedicados a la agricultura y la cría de ganado y sus planicies de inundación fueron sumergidas bajo los embalses, lo que alteró totalmente los regímenes fluviales del río.

Tras la represa de Yacyretá el río presenta una clara dirección hacia el oeste, ensanchándose progresivamente y ramificándose en varios canales que forman gran cantidad de islas fluviales hasta unirse frente a Paso de la Patria con el río Paraguay.

Sus principales afluentes son: por el margen derecho, Verde, Pardo, Ivinhema y Monday. Por el margen izquierdo, Tieté, Paranapanema, Ivaí, Piquirí e Iguazú.

Curso medio

Comprende unos 722 km desde la confluencia con el río Paraguay hasta la ciudad de Diamante, donde comienza el predelta. Al unirse con el Paraguay, el curso del río vira bruscamente hacia el sur, a lo largo de una falla geológica ocupada por el ancho valle de inundación, convirtiéndose en un río de llanura con gran cantidad de meandros, islas fluviales y bancos de arena.

El río ahora es de curso lento, sobre un lecho limoso y sus aguas transportan gran cantidad de sedimentos provenientes de las estribaciones andinas fuertemente erosionadas por los ríos Bermejo, Pilcomayo y sus tributarios.

El valle de inundación está limitado por barrancas en su margen izquierdo, mientras que en el margen derecho, sus costas son bajas y anegadizas con numerosos riachos y lagunas que se inundan en época de crecientes. A partir de la ciudad de Santa Fe, el margen barrancoso es el derecho y el bajo y anegadizo, el izquierdo, en territorio de la provincia de Entre Ríos.

Principales afluentes: por el margen izquierdo, Santa Lucía, Corriente y Guayquiraró. Por el margen derecho, Paraguay, Negro y Salado.

Curso inferior

El Curso Inferior se extiende desde la ciudad de Diamante hasta su desembocadura sobre el Río de la Plata. En este tramo la barranca se interna en la provincia de Entre Ríos constituyendo la «barranca muerta» que enmarca el norte del Delta. El río ha ensanchado su perfil transversal, siguiendo una dirección Este – Sudeste, y se abre paso entre las barrancas muertas, llamadas así porque el agua solo llega a ellas en las grandes crecientes.

De la orilla entrerriana le llegan los ríos Victoria y Nogoyá, que unen sus aguas en un laberinto de islas formando una ribera baja y anegadiza. Frente a las islas Lechiguanas, que son las de mayor extensión, desemboca el río Gualeguay. Con el material que transporta va dando forma a numerosas islas que se presentan en este tramo, separadas por los brazos del mismo río.

También sobre el margen izquierdo recibe numerosos afluentes, entre ellos el arroyo de Las Conchas, el Ensenada, y formando el delta los brazos fluviales: Paraná Pavón, Paraná Ibicuy, Paraná Miní, Paraná Bravo, Paraná Guazú, apoyo del límite interprovincial y Paraná de Las Palmas en territorio bonaerense.

 

Deja un comentario